El delito de acoso o “stalking”.

El delito de acoso o “stalking”.

mde

Tras la reforma de 2015, se introdujo en nuestro Código Penal el delito de hostigamiento o acoso, también llamado “stalking”. Se trata de tipificar una serie de conductas que tendrían un difícil encaje en el tipo de coacciones o amenazas, pero que tienen cierta gravedad, dañando la libertad y sentimiento de seguridad del sujeto pasivo del delito.

De esta forma, en el artículo 172 ter se castiga al que acose a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, y sin estar legítimamente autorizado, alguna de las conductas siguientes y, de este modo, altere gravemente el desarrollo de su vida cotidiana:

  1. La vigile, la persiga o busque su cercanía física.
  2. Establezca o intente establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación, o por medio de terceras personas.
  3. Mediante el uso indebido de sus datos personales, adquiera productos o mercancías, o contrate servicios, o haga que terceras personas se pongan en contacto con ella.
  4. Atente contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.

Esta conducta se castigará hasta con dos años de prisión o multa de veinticuatro meses como máximo o incluso trabajos en beneficio de la comunidad durante ciento veinte días.

Se pena de forma más severa:

  • cuando la víctima sea o haya sido el cónyuge del autor o persona que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia,
  • cuando se trate de descendientes, ascendientes o hermanos, propios o del cónyuge o conviviente,
  • o cuando la víctima sea una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o situación.

Este tipo penal tiene varias particularidades:

  1. Estos hechos sólo serán perseguibles mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal, a menos que la víctima sea una de las mencionadas en el párrafo anterior (cónyuge, ascendiente, descendiente, persona especialmente vulnerable, etc.).
  2. Las penas previstas se impondrán sin perjuicio de las que pudieran corresponder a los delitos en que se hubieran concretado los actos de acoso (por ejemplo, si se han vertido amenazas en las comunicaciones con la víctima o si se ha cometido una estafa usando los datos personales del perjudicado).
  3. La conducta típica consta de varios elementos:
    1. La conducta en que consiste el acoso se tiene que realizar de forma insistente y reiterada.
    2. Este acoso debe alterar gravemente el desarrollo de la vida cotidiana de la víctima.
    3. No se debe estar legítimamente autorizado para realizar dicha conducta.

En cuanto a la insistencia y reiteración en la conducta, ¿constituiría este delito el envío de veinte mensajes de whatsapp en un días? ¿De cinco mensajes en una hora? ¿Si se envían esos mensajes en un horario en que no molestan se entiende que alteran el desarrollo de la vida cotidiana de la víctima? Según la doctrina, no basta un mero sentimiento de temor o molestia, sino que se requiere que los actos de hostigamiento limiten la libertad de obrar de la víctima. El desarrollo normal de la vida cotidiana de la víctima se vería alterado si tiene que alterar su rutina diaria, cambiar sus lugares de ocio o de trabajo o incluso si se ve obligado a tener que deshacerse de sus números de teléfono o cuentas de correos electrónicos por otras nuevas que no conozca el acosador.

A este respecto, el Tribunal Supremo indica que “de «forma insistente y reiterada» equivale a decir que se está ante una reiteración de acciones de la misma naturaleza que se repite en el tiempo, en un periodo no concretado en el tipo penal, pero que sin embargo, el código no concreta el número de actos intensivos que pueden dar lugar al tipo penal, pero podemos afirmar que esta continuidad de acciones deben proyectarse en un doble aspecto:

  1. a) Repetitivo en el momento en que se inicia, y
  2. b) Reiterativo en el tiempo, al repetirse en diversas secuencias en tiempos distintos.”

Explica el Supremo que “El delito de acoso tutela el bien jurídico de la libertad individual y el derecho a vivir tranquilo y sin zozobra, constituyendo una variante del delito de coacciones en el que se castigan conductas de acecho permanente o intento de comunicación reiterada que sin llegar a las coacciones, pues no se produce empleo directo de violencia para coartar la libertad de la víctima, pero sí tienen la entidad suficiente como para producir una inquietud y desasosiego relevante penalmente y que por ello no debe quedar extramuros de la respuesta penal al producir tal situación de acoso una alteración grave de la vida cotidiana. Para la aplicación del tipo penal del acoso ha de estarse ante una grave alteración de la vida cotidiana que excede de la mera molestia”.

En lo que se refiere al “uso indebido de sus datos personales, adquiera productos o mercancías, o contrate servicios, o haga que terceras personas se pongan en contacto con ella”, podría ser el supuesto en el que el acosador publica algún tipo de anuncio en Internet o por redes sociales que conlleva que el sujeto pasivo reciba constantes mensajes o llamadas.

Por último, quiero destacar que estas conductas de acoso se deben realizar sin estar legítimamente autorizado. ¿Se refiere el precepto a la eximente del art. 22.7º del Código Penal (cuando se actúa en cumplimiento de un deber o en el ejercicio legítimo de un derecho, oficio o cargo). Por ejemplo, un compañero me estuvo comentando que un cliente suyo ha sido denunciado por este delito cuando se trataba de un progenitor no custodio que enviaba insistentes mensajes para exigir al progenitor custodio el cumplimiento de un régimen de visitas. En este caso, ¿se entendería que el sujeto activo obraba en el ejercicio legítimo de un derecho?

Experto abogado penalista en Córdoba. Pida cita en el teléfono 630028291 (9 a 14 y 17 a 20 L-V) o a través del correo contacto@emilioriojaabogado.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *